Visita la Tienda de PortalFitness.com | Descuentos especiales a entrenadores y gimnasios | Click Aquí

PortalFitness.com - El portal de Fitness más visitado de habla hispana

Vinilo
Desde € 3,20
Discos de hierro y caucho
Desde € 4,20

Steps

Desde € 29,90

Pilates Reformer

Desde € 2535
Mancuerneros
Desde € 799
Iniciar Sesión | Tienda Fitness Rss de la Tienda de PortalFitnes.com | Artículos Rss de los artículos | Noticias Rss de las noticias | Videos Rss de los videos | Nutrición Rss de artículos de nutrición | Descargar Música Rss de Descargas legales y gratuitas de música | Foros Rss del Foro de PortalFitness.com | Red Social Rss de la Red Social de Fitness | Tips Rss de Tips de Fitness | E-books Gratuitos


  Bookmark and Share


Fitness10.com Shop

 
Buscar Productos


Síguenos en:

Síguenos en: Youtube Síguenos en: Facebook Síguenos en: Feedburner Síguenos en: Linkedin Síguenos en: Twitter Google+

 

La filosofía en un Instituto de Educación física

CARINA CABO DE DONNET
Pedagoga y Prof. en Filosofía, Psicología y Pedagogía
Especialista en Gestión de las Instituciones.
Coordinadora del Centro de Investigaciones pedagógicas Fundación Libertad
Docente de Nivel Superior
carinacabo@ciudad.com.ar

Como Profesora de Filosofía en un Instituto de Formación de profesores de Educación física veía la necesidad de cambiar la visión académica de una materia que sólo les interesaba a unos pocos. Por ende, esta publicación es una síntesis del trabajo anual en la cátedra que, sin olvidar la disciplina que nos compete, priorizamos lo contextual de la institución.

El cuerpo: una construcción social

Intentar definir el cuerpo a lo largo de la historia no es tarea fácil. Distintas concepciones, marcadas por las características de cada época, dan lugar a algunas ambigüedades.

Desde los griegos, el cuerpo representó una preocupación para los hombres. Ya siete siglos antes de Cristo, las dietas, la gimnasia y los masajes representaban verdaderas esculturas vivientes; de esta manera se convertía en una obra de arte. Los romanos también se preocuparon por el cuidado de sí. Los paganos dedicaban varias horas para baños y afeites y era un privilegio poseer piscina propia. Los demás, incluso esclavos, acudían a piscinas públicas. En ambos pueblos están presentes la estética y el cultivo de uno mismo.

Durante la Edad Media, y a partir del triunfo del cristianismo, el cuerpo era ignorado e incluso despreciado por ser portador del pecado, significaba la atadura que trababa el alma. Los religiosos medievales creían que la belleza terrena y visible no debía distraer de la auténtica belleza infinita. Quien ha conseguido ser bello, decían, se ha acercado a Dios porque él es la belleza y ya no necesita contemplar las cosas bellas del mundo. Sin embargo, aquel que tenía algún defecto físico o enfermedad, como los leprosos, por ejemplo, eran considerados pecadores porque llevaban en su cuerpo el castigo divino.

A partir del Renacimiento, la concepción de belleza es mucho más luminosa; resurge el cuerpo en el arte y se intenta reflejar la naturaleza y también al hombre tal cual es en la realidad, sobre todo sus cuerpos armoniosos y bellos.

Con la invención de la imprenta, a mediados del siglo XV, comenzaron a aparecer en Europa libros de recetas y secretos para perfumes y cosméticos. La atención se centraba en el pelo, la cara, el cuello, los pechos y las manos. El pelo rubio se conseguía aclarándolo al sol con jugo de limón o mezclas hechas con sulfuro o azafrán. El maquillaje era un indicador del rango social, incluso las capas de pintura en algunas mujeres se convertían en una auténtica máscara que les impedía sonreir. Ser bella era una obligación, pues la fealdad se asociaba con la inferioridad social y el vicio.

Entre los siglos XV y XVII el raquitismo, el escorbuto, entre otras enfermedades, distinguían a las mujeres ricas de las que no lo eran; incluso, algunas recurrían a preparaciones especiales con mazapán para evitar la pérdida de peso. Durante estos años, el baño era una amenaza para la salud, consideraban que el cuerpo seco estaba cerrado, y vulnerable cuando estaba húmedo. Se hablaba de los efectos debilitantes del agua caliente, y era la pérdida de fuerzas vitales lo que hacía que permanecieran en cama durante varios días como precaución luego de la higiene.

El aseo estaba muy limitado porque, en primer lugar, costaba trabajo conseguir agua, y en segundo lugar, se creía que ablandaba los cuerpos. Se usaba lavarse las manos y el rostro porque era lo único que se veía.

Hasta hace apenas cien años la barriga era considerada marca de riqueza, vigor y respetabilidad social, no un signo de insalubridad o de negligencia. Nada resultaba menos atractivo que una mujer huesuda, laxa y de rostro lánguido. Por entonces no se juzgaba a la grasa como "inútil" ni perniciosa sino, por el contrario, como una evidencia de lozanía, vitalidad y holgada posición social.

El surgimiento del psicoanálisis provocó una ruptura epistemológica en la vieja idea de cuerpo. Freud mostró su maleabilidad y lo convirtió en una estructura simbólica, en un lenguaje que habla de las relaciones individuales y sociales

El período de entre guerras es la época de la liberación del cuerpo. Las revistas de la época alientan a las mujeres a ejercitar sus abdominales cada mañana y aparece la preocupación por una alimentación más liviana. Ya en 1937 la revista Marie Claire recomendaba a las mujeres permanecer atractivas si querían conservar a sus maridos. Esto dio lugar a que los cuidados de belleza, el maquillaje y la pintura de labios, no fuera patrimonio de las mujeres más "livianas", sino que fuera adoptado por la mayoría. En 1951 la Revista Elle presentaba una encuesta que revelaba que el 25% de las mujeres no se lavaban los dientes o el 39% se bañaban una vez por mes.

En cuanto a la cultura física, la evolución también es visible. La irrupción de las dietas para adelgazar y la práctica de deportes forma parte de una compleja operación en la que el cuerpo es rehabilitado frente a una tradición cristiana que lo hacía blanco de permanente sospecha. En estos días el mantenimiento del cuerpo a través de la práctica de algún deporte o de frecuentar el gimnasio, no sólo es una obligación, sino cuestión de gusto personal.

Los medios de comunicación, apoyados en los soportes tecnológicos, han ayudado para que se expandieran rápidamente las nuevas prácticas. El cine, la televisión y la publicidad, a través de su llegada masiva, han acelerado bruscamente la adopción de las modalidades corporales para lograr una vida sana.

Durante el S.XX, distintos trabajos etnológicos sobre otras sociedades, como los realizados por Margaret Mead, Malinowski, Lévi Strauss, entre otros, provocaron curiosidad sobre los modos corporales propios de cada comunidad.

Por lo tanto es dable plantear que el cuerpo no es algo dado de antemano, de naturaleza indiscutible, sino, por el contrario, hay tantas representaciones como sociedades haya y habrá que comprender la corporeidad como estructura simbólica que no debe dejar de lado imaginarios, conductas o nociones propias de cada grupo.

Bordieu (1979) sostiene que el cuerpo es la objetivación más indiscutible del gusto de clase. El hábitus, los comportamientos, están ligados a una posición de dicha clase social.

En estos días, la apariencia física responde a la manera presentarse y representarse. Implica el modo de vestirse, la manera de peinarse , de arreglarse la cara y de cuidar el cuerpo, respondiendo a modalidades simbólicas según la pertenencia socio- cultural. David le Breton sostiene que la presentación física parece valer socialmente como una presentación moral. La puesta en escena de la apariencia deja librado al hombre a la mirada del otro y, especialmente, al prejuicio que lo fija de entrada a una categoría moral por su aspecto, por un detalle de su vestimenta o por la forma de su cuerpo.

Este estereotipo pareciera ser renovado todo el tiempo por la lógica del consumo y la lógica del mercado tan característicos de nuestra época, la posmodernidad. Los cambios de la moda que repercuten en la ropa, en los cosméticos, en las prácticas físicas dan cuenta de ello, formando una constelación de productos “necesarios” y codiciados para poder acceder a cierto grupo social. Se valora al otro por lo que tiene, por lo que muestra, reduciéndolo a la mirada de los demás como mera cáscara, volviendo las relaciones sociales más medidas o más distantes.

Gilles Lipovetsky (1983) plantea que el interés febril por el cuerpo no es espontáneo, sino que responde a imperativos sociales para sostener el narcisismo y así llevar a cabo la misión de normalizar el cuerpo, imponiéndole un lugar predilecto en el discurso social, quedando asociado a un valor indiscutible, convertido en un objeto, en una mercancía, que se puede moldear o modificar según el gusto de una época. Discurso que no sólo es sostenido sólo por algunos sectores sociales, sino también por algunos medios de comunicación.

Hoy el cuerpo no sólo ha cambiado por el aseo, las dietas o la gimnasia, sino que se ha recurrido a la cosmética (cremas antiarrugas, fangos o lociones para la caída del cabello) y a la cirugía estética masiva. De este modo, ocuparse del cuerpo adquiere un lugar preponderante en la sociedad actual. Se hace ostentación del bronceado, de la piel lisa, de la flexibilidad corporal. El cuerpo es mostrado y se trabaja muy arduo para ello. No sólo importa el resultado, sino el hecho de haber dedicado tiempo para embellecerse. Esto no sería peligroso si fuera pensado en función de la salud para mejorar la calidad de vida.
Resignarse a envejecer no es una virtud de esta época, el principal objetivo es ser eternamente joven. Cabría preguntarse si esta “liberación” del cuerpo, característica de este siglo, es en realidad eso o, en definitiva, sólo se habrá liberado el hombre cuando haya desaparecido toda preocupación por el cuerpo.

 


Publicite en Newsletter de PortalFitness.com que llega a 266.000 suscriptos. Más Info