Visita la Tienda de PortalFitness.com | Descuentos especiales a entrenadores y gimnasios | Click Aquí

PortalFitness.com - El portal de Fitness más visitado de habla hispana

Vinilo
Desde € 3,20
Discos de hierro y caucho
Desde € 4,20

Steps

Desde € 29,90

Pilates Reformer

Desde € 2535
Mancuerneros
Desde € 799
Iniciar Sesión | Tienda Fitness Rss de la Tienda de PortalFitnes.com | Artículos Rss de los artículos | Noticias Rss de las noticias | Videos Rss de los videos | Nutrición Rss de artículos de nutrición | Descargar Música Rss de Descargas legales y gratuitas de música | Foros Rss del Foro de PortalFitness.com | Red Social Rss de la Red Social de Fitness | Tips Rss de Tips de Fitness | E-books Gratuitos


  Bookmark and Share


Fitness10.com Shop

 
Buscar Productos


Síguenos en:

Síguenos en: Youtube Síguenos en: Facebook Síguenos en: Feedburner Síguenos en: Linkedin Síguenos en: Twitter Google+

 

Compendio de Musculación

Germán GarciaCurriculum Vitae del Autor

glg_63@yahoo.com.ar

Curso Gratuito de Musculación Deportiva

RETENCIÓN HÍDRICA.

La mayoría de los deportistas (e inclusive los que no lo son) viven en un estado de deshidratación relativa; esto es independiente de la actividad que se realice.

Este fenómeno se manifiesta con retención de liquido a lo largo de todo el cuerpo; y la mejor manera de combatir dicha retención es, aunque parezca contradictorio, bebiendo mas agua.

El agua es el elixir de la vida y jamás se puede controlar correctamente el peso si no se bebe en cantidad suficiente, amen de varios trastornos orgánicos. Y esa cantidad suficiente es de, aproximadamente, 2,75 litros diarios: 11 vasos de 1/4 litro, mas otro de 1/4 l por cada 10 kgs de sobrepeso. Es la cantidad mínima necesaria para vivir saludablemente. Una fórmula para calcular la cantidad de agua que cada uno debe ingerir es: multiplicar el peso corporal por 0.04, el producto nos dará una medida aproximada de la cantidad de agua que debemos beber en un día, por supuesto que repartida en varias tomas.

Muchas personas beben líquidos en grandes cantidades a lo largo del día: jugos, gaseosas, café, vino, y apenas si llegan, si es que lo hacen, a beber dos vasos de agua.

Tanto las bebidas alcohólicas como el te, café, jugos de frutas o las gaseosas son líquidos que en su mayor parte se componen de agua en la que se suspenden otros elementos, en solución.

Pero no tienen las mismas propiedades del agua.

El alcohol y las gaseosas contienen demasiada azúcar. Y lo mismo ocurre con los jugos de frutas -aunque en menor medida-, con elementos que también contribuyen a fijar las grasas.

Por otra parte la cafeína del te y el café perjudica a la presión arterial. Algo en lo que también influyen las gaseosas dietéticas, cuyo contenido en sodio ayuda a retener el agua.

Si bien estas ultimas tres bebidas no engordan (te, café, gaseosas dietéticas), también hay que recordar que no cuentan para cubrir la cuota diaria de agua.

Puede ser que en principio la cantidad de agua parezca excesiva; sin embargo, es fácil cumplir con ella: un baso de 1/4 litro no es muy grande y la ingesta se puede ir repartiendo durante el día. Una vez que se ha logrado el equilibrio, el cuerpo por si solo hace sentir cuando y cuanto se ha de beber. Es posible que se sienta la boca seca al despertar. Esto es perfectamente normal -siempre que no sea la consecuencia de haber tomado demasiado alcohol la noche anterior-. Pero, en ambos casos el remedio es el agua. Cuando no se ingiere suficiente agua el cuerpo retiene toda la que puede, de la misma manera que el camello la almacena en su joroba antes de cruzar el desierto. Pero el inconveniente adicional en el ser humano de que el agua retenida se contamina con deshechos químicos del organismo.

Los riñones no pueden procesar el agua contaminada de la misma manera que lo hacen con el agua limpia. Entonces el hígado sobrecarga su trabajo al tener que descontaminarla antes de que llegue a esos órganos. Y esto significa que no puede dedicarse a su principal tarea, que es el de desintegrar las grasas. Entonces, mientras el cuerpo guarda toda el agua que puede, la grasa que se ha ingerido se aloja en las células, en vez de disolverse en el hígado. Consecuencia el cuerpo se vuelve grueso e hinchado.

Sin embargo, no se morirá de deshidratación. El cuerpo se mantendrá vivo, pero a costa de la alteración del metabolismo.

El tratar de solucionar el problema tomando menos agua, solo agrava la situación: se retiene agua aun cuando no se bebe una sola gota de ella. Y cuanto menos agua se beba, el cuerpo tendrá menos posibilidades de eliminar el sodio que es justamente uno de los elementos fundamentales en el proceso de retención de líquidos. Además, el sodio es un metal, y como todos los metales, se torna venenoso para el organismo cuando se concentra demasiado. Y cuando el sodio presente en el cuerpo aumenta -por ejemplo, cuando se come algo salado- se siente sed. Entonces el cuerpo libera una hormona antidiuretica que permite retener el agua para diluir el mineral recién ingerido. Así, si después de esta ingesta salada no se bebe mas liquido, el cuerpo tomara el agua de los intestinos. Si se bebe mas agua, esta va a los riñones en una cantidad mayor que la que se puede absorber. Sin embargo, esa agua contaminada con sodio no queda en el organismo sino que entra en la orina para eliminar el sodio.

Se puede apreciar como el organismo no puede funcionar bien sin una adecuada ingesta de agua. No hay que preocuparse por tomar en exceso: esto es imposible. Cualquier sobrante se elimina por la transpiración y la orina; nadie se ahoga de adentro hacia afuera.

En cuanto a los diuréticos, de nada sirven si no se toma la suficiente cantidad de agua. Ellos fuerzan la eliminación de liquido corporal, a lo que el cuerpo responde "percibiendo" la falta de agua y almacenando la que tiene disponible. Entonces los diuréticos no pueden resolver el problema de la retención y, lo que aun es peor, se puede llegar a una adicción a ellos.

Los diuréticos también pueden provocar constipación. Cuando se los ingiere sin beber suficiente liquido se absorbe agua de colon, a fin de mantener las funciones químicas vitales que de ella dependen. Pero cuando en el colon falta liquido, se endurecen las evacuaciones y se puede llegar a la constipación. Esto desaparece pronto cuando se empieza a beber el agua necesaria. En conclusión, el tradicional método de beber menos agua para solucionar la retención de líquidos no sirve; mas bien todo lo contrario. Cuanto menos se bebe, el cuerpo se esfuerza mas y más para retener lo poco que se le suministra. Y solo con la provisión adecuada el cuerpo podrá hacer funcionar bien su sistema para mantenerlo fuerte, delgado y sano.

Uno de los mayores efectos de la deshidratación, del que mucha gente es inconsciente, es el que puede ayudar a que la grasa se acumule en el cuerpo. Por otro lado beber lo suficiente ayuda a que se pierda peso de esta manera: una función fundamental es eliminar del organismo los productos de desecho -toxinas- que se expulsan por la orina. Pero cuando hay escasez de agua, la reacción automática del cuerpo es retener la que queda. Este es un valioso mecanismo de supervivencia para unas criaturas cuyos antepasados tuvieron que tratar mucho tiempo con la sequía. Pero cuando se produce esa retención, el agua acumulada se va contaminando paulatinamente, y los riñones no son capaces de expulsarlo del organismo, porque se sobrecargan de trabajo. Hay un órgano que trata de compensar el fallo cuando los riñones están sobrecargados: es el hígado, que procura expulsar los fluidos tóxicos. Sin embargo, en este caso, el hígado no puede hacer su trabajo y el de los riñones. Rápidamente va perdiendo eficiencia en efectuar una de sus funciones principales: convertir la grasa acumulada en energía utilizable. Como resultado, el porcentaje de grasa corporal comienza a incrementarse debido a que:

1) Las calorías acumuladas no se queman en forma de energía.

2) El cuerpo en "alerta de sequía" empieza a retener agua, lo que puede traducirse en dos a cinco kilos de peso extra.

Una vez que el sistema contiene el agua suficiente, cesa el estado de "alerta de sequía" y los riñones vuelven a su trabajo habitual. Por tanto disminuye la retención de agua. Y una vez que el hígado regresa a su función primaria, puede quemar grasa con mas eficiencia y convertirla en energía. Entonces si el cuerpo recibe una dieta adecuada y hace ejercicio, es capaz de reducir la grasa acumulada.

Acción e Inserción | Etimología | Recomendaciones | Bioadaptación | Bibliografía | Biomecánica | Complemento deportivo | Contracción Muscular | Cuerpo y movimiento | Decálogo | Equipos | Fuerza en la infancia | Dolores musculares| Gimnasios | Hormonas | Equilibrio orgánico | Fuerza muscular | EntrenamientoCircuito | Contracción muscular | Flexibilidad | Gimnasios  y maquinaria | Heavy Duty | Hipófisis | Alimentación | Intercambio vital | Lesiones | Metabolismo | Metabolismo | Minerales | Motivación | Normas | Orbotron | Paradoja de Lombard | Periodización anual | Preguntas | Ejercicios de musculación | Sobrecarga | Principios del entrenamiento deportivo | Proceso de adaptación de los músculos | Envejecimiento | Irrigación muscular | Aeróbicos o pesas | Retención hídrica | Sistema nervioso | Sobreentrenamiento | Stress | Suplementos Farmacológicos | Vitaminas


Publicite en Newsletter de PortalFitness.com que llega a 266.000 suscriptos. Más Info